jump to navigation

Instrumentos rotos en endodoncia: ¿un problema grave? 4 julio 2011

Posted by Dr. Alberto A. Valente - Especialista en Endodoncia MP 90938 - Mar del Plata (Argentina) in Información para pacientes.
trackback

Autor: Dr.Alberto A.Valente

Un tema que habitualmente preocupa a los pacientes es la presencia de un instrumento roto dentro del conducto de una pieza dentaria. Algunas preguntas que se hacen incluyen: “¿La pieza se va a infectar?”, “¿La lima está tocando algún nervio?”, “¿Qué peligro existe teniendo una lima en un conducto?”, “¿Es un acto de negligencia del odontólogo que hizo la endodoncia?”.
En realidad, es un accidente indeseable, que en ocasiones se puede prevenir y otras veces no, dado que se produce en relación directa con la complejidad del caso. Aún el más experimentado endodoncista puede romper limas pese a tomar todas las precauciones posibles (que no son motivo de análisis en éste artículo dirigido a la información del paciente). Algunos factores que aumentan la probabilidad de rotura de instrumental son: conductos curvos, conductos con dobles curvaturas, dilaceraciones,
conductos fusionados o bifurcados,conductos muy estrechos (calcificados), piezas en las cuales hay poco espacio para maniobrar (ej: pacientes con boca chica o poca apertura bucal), pacientes inquietos, retratamientos.
Si bien es preferible no dejar instrumentos rotos en los conductos, hay estudios que indican que la incidencia de éxito o fracaso de un tratamiento no es afectada por dicho accidente.
Crump y Natkin (1) evaluaron a distancia 53 casos con instrumentos rotos, clínica y radiográficamente y la mayoría de esos casos no resultaron en fracaso del tratamiento, por lo que sugirieron ser conservadores con las piezas, sin realizar extracción ni apicectomía.
En otro estudio (2), se evaluaron 199 casos con instrumentos rotos dentro del conducto, y el 91% de esos casos no presentaron complicaciones periapicales. Cuando había una lesión periapical previa, el 80,7% de los casos mostraron reparación de la misma, y cuando no había lesión periapical, el 92,4% se mantuvieron sanas, por lo que las estadísticas son muy similares a las de los casos en los cuales se realiza la endodoncia y no se produce ningún accidente.
Las posibilidades de éxito de un tratamiento con un instrumento roto aumentan cuanto más tarde en el tratamiento ocurre el accidente, porque el conducto ya fue irrigado y ensanchado. Como sugería el estudio anterior (2), la ausencia de infección previa al tratamiento también mejora el pronóstico de la pieza con instrumental roto.
Los pasos a seguir cuando se produce el accidente son: informar al paciente, intentar sobrepasar al instrumento y eventualmente retirarlo (de ser posible), o englobarlo con el material de obturación. Hay que hacer controles clínicos y radiográficos a distancia.
Un dato importante que el paciente debe conocer es que el fragmento que queda atrapado en la raiz es de un metal previamente esterilizado, de acero inoxidable quirúrgico o Niquel-Titanio, y que el inconveniente no es el fragmento en sí, que es inerte, sino que puede faltar limpieza del conducto al momento de producirse el accidente.
Si por la falta de desinfección de la raiz con el instrumento roto se produce un fracaso de la endodoncia, en ocasiones se puede realizar una apicectomía (cirugía por la que se corta la parte de la raiz con el instrumento, se curetea la infección y se conserva la pieza), radectomía (extracción únicamente de la raiz afectada en piezas multirradiculares) o extracción de la pieza dentaria completa.
Ningún endodoncista rompe los instrumentos porque quiere, y solamente no rompe ningún instrumento el odontólogo que no hace endodoncia, como no se le fracturan raices a los odontólogos que no hacen extracciones, etc. De todos modos, es un accidente muy raro, aún en los casos más complejos.

Como conclusión, es un accidente que generalmente no trae más complicaciones que una endodoncia convencional (tiene peor fama de lo que realmente es), y el futuro de la pieza depende del grado de limpieza del conducto al momento de romperse el instrumento. En ocasiones puede requerir una cirugía complementaria o la extracción de la pieza dentaria, pero esto no es exclusivo del accidente, sino que puede pasar con cualquier endodoncia convencional.

lima rota

Instrumento fracturado en raíz MV de segundo molar superior, retirado con éxito

Snapshot 4 (05-03-2015 08-44 p.m.) instrumento roto

Bibliografía:

1- Crump M, Natkin E. Relationship of broken instruments to endodontic case prognosis: a clinical investigation. JADA Vol.80, June 1970: 1341-47.
2- Panitvisai P, Parunnit P et al. Impact of a retained instrument on treatment outcome: a systematic review and meta-analysis. J Endod Vol.36, May 2010: 775-780.

A %d blogueros les gusta esto: