jump to navigation

Implantes vs. Endodoncia 19 noviembre 2009

Posted by Dr. Alberto A. Valente - Especialista en Endodoncia MP 90938 - Mar del Plata (Argentina) in Información para colegas, Información para pacientes.
trackback


implante fallido
Publicado en Revista del Colegio de Odontólogos de la Prov. de Buenos Aires,IX distrito
Autor: Dr.Alberto A.Valente MP 90938

En los últimos años, y gracias a la popularidad que merecidamente han ganado los implantes como la “tercera dentición” , ha surgido entre los odontólogos un dilema controversial sobre la conservación de piezas dentarias endodónticamente tratadas y restauradas, o la exodoncia de las mismas y el reemplazo por implantes. La primera vez que leí un artículo sobre el tema en un Journal of Endodontics me causó gracia y no terminaba de entender hacia donde apuntaba la comparación. Pero con el correr de los años fui viendo que la situación es mas seria de lo que parecía porque se estan extrayendo piezas dentarias conservables con la supuesta idea de intentar mantener el nivel óseo para la posterior cirugía implantológica.

Desde mi punto de vista como endodoncista, creo que se está cometiendo un gravisimo error en enfrentar dos especialidades que hacen a un tratamiento integral del paciente, y que siempre deben apostar a la prevención como premisa.

La endodoncia correctamente realizada y con la correcta restauración es una terapia altamente predecible y con excelentes resultados a largo plazo. Lamentablemente hay muchos trabajos tendeciosos sobre el tema cuyas estadísticas indican índices de éxito mayores para los implantes que para el tratamiento endodóntico. Si se analizan dichos estudios, se puede observar que las estadísticas desfavorables para la endodoncia se deben a tratamientos realizados por estudiantes de grado, o se presentan estudios de 30 o 40 años de antigüedad que poco tienen que ver con la endodoncia actual, y el éxito de los implantes solo se basa en la permanencia del implante en boca, independientemente de la calidad del hueso que lo rodea; mientras que los criterios de éxito endodóntico son mucho  más estrictos.

La endodoncia es una especialidad que ha avanzado paralelamente con la odontología actual. Entre los avances más significativos podemos destacar la evolución de los localizadores apicales electrónicos de última generación, que permiten detectar con gran precisión el límite de trabajo; los sistemas rotatorios de níquel titanio que permiten conformar los conductos respetando la anatomía radicular; el uso de magnificación operatoria con lupas o microscopio que permiten localizar sin peligro conductos perdidos; el uso de elementos para activar la irrigación (sónicos o ultrasónicos); el ultrasonido, con muchas aplicaciones en el retratamiento endodóntico; sistemas adhesivos para la obturación; el cemento a base de trioxidos minerales agregados (MTA) con aplicaciones predecibles en el sellado de perforaciones, apexificación, protección pupar directa y obturación retrógrada; el uso de tomografía (cone beam) para diagnóstico , y el nuevo sistema “Apexum” que promete grandes resultados en el tratamiento de piezas con procesos periapicales, entre otros.  Con todo el arsenal disponible que tiene la endodoncia actual, me animo a decir que la exodoncia de una pieza dentaria, aún con patología perirradicular es el último de los recursos cuando la endodoncia, la re-endodoncia o la cirugía endodóntica no han logrado salvar la pieza dentaria. Y ahí, no tengo ninguna duda que el implante es la mejor solución para reponer dicha pieza. También tengo que aclarar que me refiero al implante correctamente realizado y restaurado. Porque así como se ven innumerables fracasos de endodoncias mal realizadas, también el implante mal colocado o cargado es un fracaso.

El límite actual de la endodoncia se encuentra en piezas con fractura vertical, piezas en las cuales hay procesos infecciosos y es imposible acceder al foramen apical por vía ortógrada (tratamiento o retratamiento) y está contraindicado el acceso retrógrado (cirugía apical), y en piezas con compromiso periodontal (limite de la periodoncia) o que no son restaurables (límite de la operatoria o prótesis). En todos los demás casos, la endodoncia va de la mano con la implantología, y nunca deben rivalizar porque como dije anteriormente forman parte del tratamiento integral del paciente. Yo no conozco ningún odontólogo que desee extraer sus piezas con patología endodóntica para reemplazarlas por implantes, y sería lamentable que se hiciera eso con los pacientes con finalidad lucrativa. La endodoncia actual es capaz de devolver hueso en procesos infecciosos en forma predecible, y ese hueso servirá al implantólogo el día que por una causa x la pieza deba ser reemplazada por un implante.

Así como la endodoncia ha evolucionado, también lo ha hecho la implantología, que ha ido adaptando en sus sistemas implantes para distintas necesidades (como los implantes cortos) , ha perfeccionado sus técnicas quirúrgicas para lograr la estética gingival, y con los rellenos óseos que permiten colocar implantes donde antes estaba contraindicado.

De este modo, y para finalizar, mi mensaje es proponer una odontología honesta, tratando de conservar las piezas dentales , y antes de realizar una exodoncia hacer una evaluación exhaustiva de las posibilidades de tratamiento que hoy existen. Eso no va a generar menos implantes, pero si va a generar nuevos pacientes. Los implantes ya no son parte del futuro de la odontología, sino que forman parte del presente, y constituyen la mejor opción para el paciente desdentado parcial o total.

About these ads
%d personas les gusta esto: